Tipos de curva de disparo

Cocción de la porcelana

La cocción es la etapa más crítica del proceso de fabricación de la cerámica y, aunque requiere mucha menos energía creativa que las etapas anteriores, sin duda exige un nivel de conocimientos técnicos que no suele ser innato.

Todas las arcillas y esmaltes se crean para madurar a temperaturas específicas, y cualquier variación puede dar lugar a resultados insatisfactorios en cuanto a la durabilidad o el color de la cerámica. Si la cocción es demasiado alta, la arcilla puede deformarse o incluso derretirse y puede dar lugar a escurrimientos de esmalte; si la cocción es demasiado baja, sus piezas quedarán secas, ásperas y potencialmente insolidificadas.

Para ayudarle a conseguir los mejores resultados posibles con su horno, hemos elaborado esta guía en la que se describen las temperaturas a las que se debe cocer cada cuerpo de arcilla y tipo de esmalte. A continuación encontrará nuestras sugerencias clasificadas por temperatura, de la más baja a la más alta, y los detalles más importantes que querrá conocer al cocer cada material cerámico y esmalte.

Históricamente, el rango de cocción más utilizado ha sido el de baja temperatura debido a las limitaciones de la tecnología de los hornos. Aunque ahora los hornos son capaces de realizar procesos mucho más complejos y a alta temperatura, el rango de baja cocción sigue siendo popular debido a que permite a los artistas cerámicos utilizar una variedad de colorantes que se queman o se vuelven inestables a temperaturas más altas. Estos son los detalles importantes que hay que tener en cuenta sobre los materiales y esmaltes de baja temperatura:

  Mapa conceptual de la energia y sus tipos

Programa de cocción de caída y retención

Beth Peterson es una experta en alfarería, que comparte sus conocimientos sobre la producción de cerámica en el torno, así como la escultura de cerámica hecha a mano, y la técnica de cocción Raku de la alfarería. También enseña a hacer máscaras a niños y adultos. Beth tiene más de 30 años de experiencia en la elaboración de arcilla.

El término “baja cocción” en alfarería se refiere a los procesos de cocción que se realizan a una temperatura relativamente baja, normalmente de cono 04 a cono 06. El término también describe las masas de arcilla y los esmaltes que son adecuados para la cocción a baja temperatura. Los pasos básicos de la cocción de la cerámica de baja temperatura incluyen el secado del material verde, la cocción del bizcocho, el esmaltado y la cocción de nuevo.

Programa de cocción del esmalte de gres

La cocción de oxidación se realiza normalmente en un horno eléctrico, pero también puede hacerse en un horno de gas. El oxígeno interactúa libremente con los esmaltes durante la cocción. La cocción de oxidación permite obtener colores muy brillantes y ricos. Se pueden utilizar temperaturas altas o bajas.

  Tipos de ron marcas

La cocción de reducción se realiza normalmente en un horno de gas o de otro tipo de combustible, ya que los efectos corrosivos desgastan los elementos de un horno eléctrico. En la cocción de reducción, se evita que el oxígeno interactúe con los esmaltes durante la maduración de los mismos. Esto se hace ajustando el combustible en un horno de gas, o añadiendo material orgánico como en el Raku. A medida que la materia orgánica se quema, consume el oxígeno, dejando un entorno sin oxígeno. La cocción de reducción se utiliza normalmente para obtener colores moteados, ricos y terrosos, a menudo el hierro de la arcilla se muestra y da un aspecto moteado. En la cocción de reducción se utilizan normalmente altas temperaturas.

En la cocción de sal y la cocción de sodio, se introduce sal o sodio durante las últimas etapas de la cocción. La atmósfera permite que las piezas adquieran un acabado similar al del esmalte, sin necesidad de esmaltar. A veces adquiere el aspecto de piel de naranja. El interior de las vasijas debe ser esmaltado, ya que la atmósfera de sal no suele llegar a lo más profundo.

Cocción de la arcilla

Una vez establecida la ubicación de un incendio, el comandante del incidente y los bomberos tendrán que considerar con antelación el tipo de incendio al que se enfrentan. Identificar el tipo de incendio es fundamental, ya que ayudará a formar la base de un plan o estrategia inicial para el incidente y a clarificar las decisiones sobre el método de extinción del fuego, el tipo de medios necesarios y la mejor forma de aplicarlos.

  Tipos de fabula

Estos conocimientos, combinados con la experiencia, permitirán a los bomberos comprender la relación entre los tipos de combustión, las fases del fuego y los productos de la combustión (humo) y cómo es probable que interactúen en una situación de incendio. De este modo, podrán realizar juicios y/o tomar decisiones eficaces para garantizar que cualquier incendio se extinga de forma adecuada, segura y eficiente.

En términos sencillos, los bomberos deben comprender lo que es un incendio y las condiciones necesarias para que se inicie (se encienda) y crezca (se desarrolle), de modo que puedan abordar y extinguir el fuego y ser seguros y eficaces en su función.

Tipos de curva de disparo
Scroll hacia arriba
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad